Larga vida al periodismo

martin-barton-2El editor del Washigton Post, Martin Baron*, ampliamente reconocido como el jefe del equipo que desveló el escándalo de abusos sexuales de la iglesia católica, es un ferviente defensor del futuro del Periodismo, a pesar de todas las voces que anuncian su desaparición.

Durante una clase magistral ofrecida en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Navarra, animó a los estudiantes de la carrera a aceptar el reto de un entorno cambiante y con más posibilidades que nunca antes, aunque no ofrezca garantías.

“El nuevo periodismo será para los innovadores, para los emprendedores” precisó,  y a la vez dvirtió que sólo que lograrán destacarse aquellos que se esmeren  y,  sobre todo, que sepan usar sus capacidades creativas con entusiasmo e intuición.

Invita a los estudiantes de periodismo a prepararse mejor en las técnicas modernas de visualización y análisis de datos, pero recuerda que primero deben sustentarse en los principios:  los éticos y los profesionales. Recuerda que la misión del periodismo es informar sobre las instituciones que mantienen la Democracia y sobre las personas responsables de ellas.  Pero no se trata sólo de hablar, sino de escuchar con atención también  a aquellos desplazados o empujados fuera del sistema… Aquellos que tienen la voz más baja, cuentan las historias importantes.

Martin llama a los periodistas a desarrollar noticias sólidas, indagando más allá de la superficialidad para ofrecer los hechos con una visión profunda e interesante, y con ellas atraer al público hacia esos mundos que no conoce, con  historias que se apeguen a lo justo, a lo honesto y a lo exacto.

Sobre todo, el experimentado editor se mantiene apegado a la importancia del concepto periodístico, de la idea.  “No se puede desarrollar una buena historia sin una buena idea y, después, usar las nuevas técnicas para contarla”. (…) “Competimos en un entorno de muchos medios y para mantenernos debemos apegar nuestra misión al éxito del negocio. (…) Sin olvidar que nos debemos a esas noticias que algunos quieren que permanezcan silenciadas”.

*Durante la  gestión de Martin Baron  como Editor en el Globe, el diario obtuvo el Premio Pulitzer por la investigación sobre el encubrimiento de la iglesia católica en los casos de abuso sexual a niños, cometidos por sus sacerdotes. Esa historia es reflejada en la película Spotlight, ganadora del Premio Óscar a Mejor Película en el 2015.

 Clase Magistral de Martin Baron *, Editor del Washington Post, sobre el futuro del periodismo dictada a los estudiantes de periodismo de la Universidad de Navarra , España.

(…) Comenzaré comentando lo que creo será la evolución del periodismo en los próximos años y cuáles serán sus responsabilidades como los futuros  informadores de su generación.

Creo que ustedes podrán  hacerlo, soy optimista; será muy retador, espero que ustedes estén listos para este reto, porque vale la pena.

Primero quiero destacar que ustedes pueden aprender mucho aquí de sus profesores. Yo pasé cuatro décadas como parte de la universidad y me beneficié de la dedicación y el conocimiento de mis profesores.

En los momentos que  enfrento conflictos éticos sobre rigurosidad de contenidos y apego a los hechos, todavía puedo escuchar sus consejos. Para el éxito de esta carrera son esenciales sólidos principios, y la etapa universitaria es el momento adecuado para cimentar estas bases.

También sé que en muchas ocasiones se preguntan sobre la validez de las enseñanzas sobre una profesión que podría desaparecer en poco, en cualquiera de sus mínimas expresiones… Incluso sus profesores se preguntan lo mismo.

De hecho hay muchas personas en este sector quienes se cuestionan la pertinencia de estar entrenando personas para una profesión que, ellos piensan, va a desaparecer.

Esta es una profesión que puede ofrecer el brillo de la fama pero ese brillo, a la vez, puede ser un poco perverso.

Reinventando el periodismo para una nueva era

Después que se proyectara la película Spotlight sobre la investigación en que dirigí en el Globe, expresamente pregunté a un par de mis amigos si habían animado a sus hijos, recientemente graduados de College, a  ir a verla; y ellos me dijeron que no, porque “temían que la película les estimulara estudiar periodismo”.

Pero yo no estoy entre los pesimistas; soy optimista acerca de nuestra profesión. Y estoy especialmente animado porque puedo ver que esta nueva generación tiene las capacidades esenciales para esta profesión:  muchos de ustedes piensan claramente, saben escribir con precisión y sé que muchos de los que aplican para trabajar en diarios como el Washington Post son brillantes, energéticos, entusiastas, aman lo que el periodismo hace  y entienden el rol esencial del periodismo en nuestra sociedad.

Este es un momento de gran experimentación en nuestra profesión y ustedes tienen la oportunidad de reinventar esta profesión para una nueva era.

Esta es una era en la que la información se consume de una manera diferente;  puedes  llegar a más personas que nunca antes. Contrariamente a lo que se cree, estas transformaciones  también se están realizando dentro de los medios tradicionales y me siento orgulloso de que el Washington Post esté liderando este cambio.

Es notable que tres organizaciones noticiosas como CNN, NY Times y el Washington Post hayan superado a otras estrellas de la publicación digital como son Huffington Post y Buzzfeed, en el número de visitantes mensuales a sus plataformas digitales.

Quizás nos ha tomado mucho tiempo comprender las nuevas condiciones de la era digital, pero es evidente que  hemos estudiado cómo hacerlo y hoy tenemos el conocimiento para hacerlo bien.

No obstante, queda mucho por hacer. Un gran campo de innovación está naciendo de las nuevas empresas que han surgido con el apoyo de los  capitales de riesgo (venture capitals) y esas iniciativas representan una gran cantidad de oportunidades laborales para ustedes, futuros periodistas.

Quizás esos nuevos trabajos no sean del tipo del que sus profesores o yo les hemos hablado, pero estarán en la primera línea de un campo de trabajo que cambia rápidamente.

También sé, como el resto, que el ejercicio de la profesión se está complicando y las circunstancias duras se mantendrán; pero difícil no quiere decir imposible. Es necesario entender que el periodismo trata de ir tras una historia sólida, no de perseguir un  modelo de negocios sólido.

No nos hacemos ningún favor si sólo vemos nuestros obstáculos, perdiendo la visión de nuestras oportunidades.

Sobre todo, ustedes necesitan saber que se integrarán a este campo con la sensación de que nada está garantizado; no obtendrán nada gratuitamente; tendrán que ganárselo todo. Tendrán que sustentarse sobre su propio trabajo duro, superando su ingenuidad y manteniendo un espíritu de posibilidades.

Principios del periodismo del s. XXI

También necesitan principios para el ejercicio de esta profesión:

  1. Saber cómo reportar bien: lo justo, honesto y exacto; hurgando bajo la superficie hacia la historia real que yace en lo profundo.
  2. Saber escribir, colocando las palabra adecuadas para que las ideas estén claras, y para que las personas que las lean puedan comprometerse y entusiasmarse; e incluso entrar en un mundo diferente al suyo con una visión fresca.
  3. Tienen que ser curiosos hacia el mundo que les rodea; comprender las limitaciones de su propio conocimiento y su propia experiencia vital, teniendo mucha cautela de no hacer asunciones. Tienen que estar más impresionados por lo que no saben de por aquello que saben.
  4. Tienen que conocer la habilidades contemporáneas digitales: como hacer vídeos, audio, manejo de datos, análisis de esos datos, aprender a realizar el mapeo de la información y codificación web básica. Estos serán requisitos básicos del periodismo.
  5. Tendrán que dominar nuevas formas de contar las historias; esto incluye escribir en un nuevo estilo: más conversacional, más accesible con una voz más intensa o con mayor personalidad; lo que también representa el uso de las nuevas tecnologías antes mencionadas.
  6. Tienen que adaptarte a las nuevas vías de cómo las personas reciben y procesan la información; esto incluye ser expertos en Redes Sociales, usándolas como un medio para reportar informaciones y para promover historias, que es nuestra nueva responsabilidad como periodistas.
  7.  Tienen que acostumbrarte a usar las métricas.  Deben comprender que todos los contenidos que desarrollen en el campo digital serán medidos, tomando en cuenta que también su desempeño forma parte del éxito comercial medio dónde trabajan, y que de ello depende su subsistencia como empresa, manteniendo sus estándares éticos y profesionales.
  8. La generación de periodistas del siglo XX no tenían que pensar en esos aspectos económicos; de hecho rechazábamos la idea de vincularnos con la comercialización de los medios. Pero ese tiempo ha pasado; Hemos de reconocer que la web, Internet, es un medio diferente; que su alcance y enfoque es diferente al de la TV, la radio y los diarios. Incluso, ustedes tendrán que pensar en los móviles como un medio en sí mismo.

Aparte de estos principios, el periodismo de estos días requiere un nuevo estilo profesional. En el pasado los periodistas tenían el perfil de empleados. Ahora necesitamos emprendedores. Los periodistas tienen que crear sus propias empresas o trabajar para empresarios emprendedores que constantemente estarán solicitando  ideas inspiradoras y novedosas, para  competir en un ambiente de pequeñas empresas novedosas (start-ups) con un estilo muy ágil, y estas a la vez tendrán que transformar a la empresas sólidas y rígidas, que aún  no ven su futuro claro.

Estos cambios son buenas noticias para los periodistas inteligentes, preparados en nuevas tecnologías que están ingresando a la profesión. En mi época, los periodistas nuevos tenían que quedarse en la retaguardia hasta que lograran destacar con noticias excepcionalmente buenas.

Pero ahora estos jóvenes periodistas pueden moverse con una velocidad asombrosa hasta los puestos más relevantes, pasando por encima de los periodistas más veteranos, quienes no están dispuestos o son reacios a los cambios.

Hasta hace unos años estábamos acostumbrados a contratar gente que aprendía de nosotros; ahora contratamos a gente que nos puede enseñar algo que no sabemos.

Nada es más importante que las ideas

Hablemos ahora de un tema de nunca se ha mencionado cuando se discute sobre el futuro del periodismo; un factor que se mantiene invariable: Nada es más importante que tener una buena idea. Es más importante incluso que las herramientas que usas o el cómo las uses.

Lo más importante es el concepto periodístico. No puedes desarrollar una buena historia sin una buena idea, y a la vez debes tener buenas ideas sobre cómo construir historias. No puedo obtener un producto exitoso si no se enraíza en una idea brillante.

Las métricas te pueden indicar cómo hacerlo pero no te van a decir en qué área debes enfocarte. Imaginación, creatividad, resolución e intuición son intangibles (no medibles) pero profundamente importantes.

La misión es informar, investigar

Por último, el periodista del futuro tiene que llegar al trabajo con un claro sentido de “misión”. Si realmente queremos tener un negocio exitoso tenemos que reconocer que no podremos ir a trabajar sin la determinación de alcanzar nuestra misión.

La idea de misión y de negocio no pueden separarse; dependen una de la otra. La misión en ocasiones se denomina “marca” pero algunos quieren llamarla “el alma” de la empresa.

Esta misión comienza informando a nuestras comunidades y países, porque la confianza en la información es esencial para las sociedades civilizadas y para el ejercicio de la Democracia. En el centro de nuestra misión, desde mi punto de vista, es sostener instituciones sólidas en individuos responsables.

Y es por esto que estoy tan orgulloso de la película Spotlight, que aunque tenía todas las opciones en  contra, fue premiada con un Oscar a mejor película porque muestra al público, que a pesar de sus fallas, la Prensa es necesaria.

Espero que esta película le permita a la gente entender por qué el periodismo de investigación es tan necesario, y qué se necesita para hacerlo de la forma correcta.

Espero tambén que cause a nuestra profesión, sin importar los cambios y los retos financieros, una mayor dedicación hacia el periodismo de investigación, y que inspire a una nueva generación de periodistas a ver que este oficio es esencial y cumple nuestras más altas aspiraciones.

La investigación hecha por The Boston Globe, que inspiró la película, expone décadas de encubrimientos de abusos sexuales dentro de la iglesia católica, y produjo revelaciones similares acerca de la iglesia católica en todo el mundo.  El resultado de esa investigación fue el “bien público”. Instituciones poderosas y sus responsables fueron forzados a responder por lo que habían hecho.

La recompensa por ese trabajo llego mucho antes que la idea de convertir el tema en película, y para mí fue más importante que todo el reconocimiento obtenido por el premio del filme.

Compartiré un poco del sentido de esto.  Después de la primera publicación de la historia en enero del 2002,  recibí una carta del sacerdote Thomas P. Doyle, quien había mantenido durante años una lucha solitaria internamente a favor de las víctimas de esos abusos sexuales. El me escribió estas palabras:

    “Esta pesadilla que hemos vivido una y otra vez, no ha sido sólo para usted y el equipo del Globe, sino para todos los que hemos estado profundamente involucrados en encontrar justicia para todas aquellas víctimas y sobrevivientes, quienes también la han vivido durante muchos años. Le aseguro que el bien que han hecho por las víctimas, por la iglesia y la sociedad no puede ser medible; su impacto actual reverberará por décadas”.

Yo mantuve esa carta en mi escritorio hasta el día que dejé el Globe. Para mí ha sido un recordatorio y una inmersión más profunda hacia el Periodismo.  Espero que algún día reciban una carta como esa, porque ese día se darán cuenta de su buena elección.

Una misión difícil de cumplir

Si ven la película se darán cuenta que un buen equipo  hizo posible que la investigación acabara con más prontitud. Y ese fue el tema de una conferencia que dicté al grupo de sobrevivientes de esos abusos. Allí me preguntaron cuántos periodistas investigadores participaron en esta historia, y les expliqué que en la última reunión había 10 personas.

A esa conferencia asistieron unas 300 personas, incluyendo víctimas y sus familiares. Esa era la primera vez que, gracias a la película, ellos se atrevían a hablar abiertamente de los abusos a sus amigos, familiares y al público abiertamente.

Una de sus preocupaciones era el por qué el periodismo en muchas ocasiones no cumple con sus ideales, por qué dejan de publicar las historias, por qué no miramos tan profundamente como deberíamos, como en el caso de esta historia, en la cual una institución traiciona todos los principios sobre los que se sustenta… traicionando a los más débiles para proteger a los poderosos.

Permítanme ser claro; no fue únicamente el Globe el que pudo hacerlo antes; pero dudo de esas  teorías, según las cuáles, las más grandes organizaciones informativas del mundo han recibido informaciones sobre escándalos similares en sus países.

Imagino que son muchas las razones por las que el periodismo no fue más rápidos en publicar esta noticia: …por el poder de la Iglesia;  por el temor de ofender a nuestros lectores; el temor de ser etiquetados como anticatólicos (una táctica defensiva frecuente) y el gran esfuerzo que requería obtener toda la documentación para demostrar la información… Por la incredulidad ante la posibilidad de que una institución con una misión tan alta se involucrase en esa horrible conducta; las dificultades para obtener documentos internos de la iglesia, y otras muchas razones.

Los periodistas generalmente están ocupados con muchas más tareas de las que pueden cumplir, y están frecuentemente expuestos a  personas alegando grandes escándalos que terminan siendo falsas.

Las personas que constantemente están denunciando escándalos también pueden ser etiquetadas como sobre obsesivas y poco manejables… Algún colega ha comentado que los periodistas tienen que averiguar quién está realmente loco o si lo están volviendo loco por lo que le está sucediendo.

En algunas ocasiones nos asombramos del periodismo y nos desencantamos cuando la gente sobre la que está colocada la atención alegan conspiraciones por lo que hacemos y por lo que no hacemos.

Yo nunca he sido testigo de ningún tipo de  conspiraciones en redacciones de noticias. Si he sido testigo de mucho caos. Un centro de noticias raramente controla el caos que centraliza la información al momento de tener que tomar las decisiones noticiosas del día. Esto explica el por qué perseguimos algunas historias y otras las perdemos.

Creo firmemente que esta es una profesión esencial para la sociedad, pero la profesión también es profundamente imperfecta. Los periodistas frecuentemente se muestran con mucha auto-confianza ante sus colegas; y ciertamente la confianza es un valor, pero la modestia también lo es, porque nuestros fallos son muchos y las historias que perdemos también.

(…)

Escuchar más y mejor

Por eso creo firmemente que uno de los valores que tenemos que desarrollar en esta profesión se enfoca más que en el hablar, en el “chatting“, debería enfcarse en escuchar.  Los periodistas debemos escuchar mejor, especialmente aquellos que caen al margen de la sociedad  o que son empujados. Debemos escuchar más a la gente que no tiene poder. Debemos escuchar más generosamente a los vulnerables, cuyas voces son muy débiles, pero sus palabras llevan un mensaje que no debe ser ignorado. Esas voces nos revelan una verdad que otros intentan suprimir. Y es el papel del periodista traer estos mensajes a la luz y enviarlos a todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s