Archivo de la categoría: Derechos Humanos

Desalojan a Pemones del aeropuerto fronterizo

Aeropuerto de Santa Elena de Uairén, que había sido otorgado en administración a la Etnia Pemón.

    Con centenares de colectivos armados, funcionarios de la gobernación y militares de la GN desalojaron de forma forzosa a los indígenas pemones, encargados de administrar el  Aeropuerto Internacional de Santa Elena de Uairén, y les dejaron detenidos en el fuerte militar Escamoto.
    La administración del aeropuerto había sido concedida hace tres años a la etnia Pemón por un convenio que cedía a la gobernación los terrenos, propiedad de los indígenas, para construir las pistas aéreas, y a la vez, permitiría a la comunidad recibir las regalías por las actividades turística efectuadas en la estación aérea. 

Tal como lo informa el diputado a la Asamblea Nacional, Américo de Grazia, el capitan indígena de la comunidad pemona Maurak, Jorge Gómez, se presentó al aeropuerto a realizar sus labores de administración habituales, y fue recibido con agresiones por un Coronel no identificado y el funcionario de la gobernación Óscar Maíta, acompañados de unos 700 hombres armados, algunos con acento colombiano, y otros aparentemente liberados de las cárceles para labores de amedrentamiento.
     El desalojo es parte de la retaliación del gobierno de Maduro contra la etnia por haber participado en las acciones de  avanzada, para abrir el paso a los camiones que llevarían la  ayuda humanitaria desde Brasil.
   El pasado sábado 23 oficiales de la GN se presentaron disparando en el campamento Kumarakupay (o por su nombre castellano San Francisco de Yuruaní), causando 4 fallecidos y una decena de heridos de bala en la etnia, que apenas tiene unos 335 pobladores en todo el territorio venezolano.   Hasta el martes los militares mantuvieron retenidos 16 pemones en el Fuerte Eskamoto, entre ellos un adolescente.

Ayer durante el desalojo del aeropuerto, nuevamente un numeroso grupo de pemones fueron llevados como detenidos al mismo fuerte militar.   El alcalde Emilio González,  el único representante político de las etnias nativas, tiene orden de búsqueda y captura “vivo o muerto”, al igual que otros líderes de pemones, quienes huyeron hacia las montañas para resguardarse de las amenazas.
  González informó a través de su cuenta de Twitter, que se encuentra en Boa Vista, dónde será atendido de una dolencia renal, de la que fue operado en el mes de diciembre, y se le ha agudizado por los recientes sucesos.   

Gran parte de los pobladores de la etnia, asentados en Kumarakupay, han salido hacia refugios por temor a otras arremetidas de los militares.    

Tensión en la frontera    

La ciudad fronteriza de Santa Elena de Uairén se encuentra en una tensa calma desde el pasado sábado, y a partir de las cinco de la tarde queda casi en toque de queda, porque la población teme nuevos ataques de colectivos armados, traídos a la zona para apoyar las acciones de la GN.
    Además de las decenas de heridos por armas de fuego que dejaron a la población aterrorizada, el pasado martes funcionarios de la GN detuvieron también a los “trocadores” o comerciantes que cambian los Bolívares a Reales o a Dólares, para poder mantener el comercio con Brasil, principal actividad económica del pueblo.
   El diputado DeGrazia explicó que al Fuerte Escamoto han llegado alrededor de 3 mil hombres armados, entre ellos presos y pranes que han sacado de las cárceles de El Dorado y Vista Hermosa, además de colectivos armados de varias ciudades del sur para actuar como elementos disuasores y anular las protestas.   

La frontera terrestre continua cerrada y también el aeropuerto, por lo que la ciudad de Santa Elena de Uairén se encuentra paralizada, y a la espera de ayuda, especialmente de material médico para la gran cantidad de heridos que permanecen en el hospital local.  (Ximena González)

Anuncios

Amenazan de muerte a líder Pemón

Yuruani
Mapa de la zona fronteriza. Junto a la población San Francisco de Yuruani se ubica el poblado pemón Kumaracupay.

Tras un intenso enfrentamiento para permitir el paso de la ayuda humanitaria por la línea fronteriza con Brasil, el alcalde de la etnia Pemón, @AlcaldeEmilio y los “capitanes” de su poblado, fueron amenazados de muerte por Diosdado Cabello, militar madurista, quien emitió una orden de captura en su contra, indicando que le busca “vivo o muerto”.
La información la divulgó el diputado del Estado Bolívar (limítrofe con Brasil) @AmericoDeGrazia en su cuenta de Twitter, el sábado 23 de Febrero, un día después de los intentos por pasar los cargamentos de ayuda humanitaria.

–El vídeo adjunto muestra al Alcalde pemón, Emilio González, intentando convencer al piquete de la GN de abrir el paso fronterizo. —

Los nativos de la etnia Pemón de Kumaracupay, oriundos de la selva amazónica venezolana, conviven civilizadamente cerca de Santa Elena de Uairén (población fronteriza con Brasil).

Los pemones iniciaron las primeras acciones para abrir la vía fronteriza y permitir el ingreso de la ayuda humanitaria desde el viernes 22 de febrero. Con palos y flechas exigieron a funcionarios de la Guardia Nacional venezolana que abrieran el paso fronterizo, y lograron su cometido, hasta primeras horas de la mañana del sábado.

En represalia a esta primera acción, un piquete de la Guardia Nacional se presentó en Kumarakapay (llamado en castellano San Francisco de Yuruany) a 68 Kms de Santa Elena de Uairén, disparando y causando más de una decena de indígenas heridos, entre ellos una mujer que cocinaba en su choza y falleció por la herida de bala.
Los pemones se defendieron y lograron retener a cuatro de los militares, entre ellos al General de Brigada José Miguel Montoya. Como prueba de su acción, grabaron un vídeo del General mientras recibía una arenga del diputado indígena @Romelguzamana, publicado en Twitter. El General fue liberado y se intentó llegar a una mediación pacífica entre los militares locales y los líderes nativos, pero llegaron órdenes opuestas desde el alto mando militar.
En la mañana del sábado 23, parte de la población de Santa Elena de Uairén, salió caminando hacia la frontera para proteger los camiones de ayuda humanitaria que apenas estaban ingresando al territorio venezolano; pero este grupo también fue reprimido con disparos de los militares, quienes ya habían enviado un segundo contingente para reducir la protesta.
Al final de la tarde del sábado 23F habían llegado 14 fallecidos y más de 50 heridos al colapsado hospital Zurita de Santa Elena, con el agravante que en ese pequeño centro de salud no hay insumos ni medicinas, por lo que los heridos apenas recibieron asistencia.Los sucesos de la tarde del sábado 23 fueron relatados a la periodista de Te lo cuento News por un vecino de Santa Elena de Uairén de apellido Guerrero.

“Estabamos en una protesta que en un principio fue pacífica, nos dirigíamos a la frontera, tratando de pasar para buscar la ayuda humanitaria y fuimos reprimidos por la GN, primeramente con bombas lagrimónegas y seguidamente con perdigones. Resistimos, pero después comenzaron a dispararnos con armas de fuego, hiriendo a más de 20 personas”.
Guerrero destacó que ese comando de la GN de Santa Elena de Uairén está tomado por efectivos de la GN que no son de su población. “Tampoco los soldados del destacamento local 5102 se enfrentaron contra el pueblo… Todos los efectivos de la GN que están viniendo no son de aquí, son hombres blancos, aperfilados”.
El informante apuntó que en horas de la tarde en el centro de Santa Elena de Uairén hubo otro enfrentamiento con estos hombres uniformados, a quienes se les veía desorientados porque no conocían las calles, pero la población no podía exponerse porque portaban armas de fuego. No obstante, al final de la tarde, el grupo de la resistencia civil nuevamente intentó salir por las ayudas, y muchos más resultaron abaleados.
Periodistas internacionales que llegaron a Santa Elena para reflejar la situación, informaron ayer que la sede dónde se alojaban fue asediada intensamente por esos mismos militares.
Extraoficialmente se ha informado que la población indígena ha tenido que huir de su poblado porque el régimen madurista ha enviado 40 autobuses con colectivos (civiles armados) para reprimirles y cumplir la orden de Cabello contra los capitanes del pueblo Pemón. (XGB)